lunes, 25 de mayo de 2015

Creación de vida artificial/Yo Robot

La acción está ambientada en un futuro relativamente cercano, el año 2035, en la ciudad de Chicago, en el cual los robots forman parte de la vida cotidiana en la tierra y son la principal fuerza laboral de la especie humana, trabajando con seguridad gracias a las tres leyes de la robótica.

Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.

Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.

Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley.

En la película; Yo robot; la robótica ya está avanzado pero no obstante el ser humano dada su capacidad de crear vida artificial decide avanzar el hardware y software realizando una nueva generación de robots que debido a una serie de errores malintérpretará la ley de la rbótica contradiciendo sus órdenes y buscando hacerse con el poder. Se ayudará la humanida mediante los anteriores robots obsoletos almacenados que ya no eran necesarios para la humanidad; Así en esta película se presenta la variación moral entre la obra humana al crear vida como en ejemplo el monstruo de Frankenstain.
La relación entre esta historia y la de Prometeo y Pigmalión es la condena que los robots de la nueva generación o dioses en el caso del mito imponen a sus creadores por sus anteriores errores y descendencias que han sido desterrados. Así pues la creación del hombre se impone ante el hombre por propio error humano, y el único modo de salvación es reestructurar los antiguos años atrás antes de la creación de esta nueva generación de robots que se compara con la caja de Pandora que Zeus entrega a Prometeo o el ser humano representado que busca mejorar el trato humano robótico por puro amor a su obra y egoísmo al igual que con Pigmalión. En la película Yo robot el protagonista es condenado por no fiarse de la robótica al igual que Prometeo quién no se fía delos dioses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada